sábado, 11 de mayo de 2013

La Esperanza en el Tarot Egipcio

TAROT EGIPCIO. DESCRIPCIÓN DE LA LÁMINA


En las Aguas de la Vida los dos triángulos, EL POSITIVO Y EL NEGATIVO. En la parte media una mujer, regando la tierra con los dos elixires (Masculino y Femenino); en su cabeza una flor de loto indicando sus Chakras desarrollados.

En la parte superior brilla la estrella de Venus de ocho rayos, simbolizando que después de las Iniciaciones del Fuego vienen las de Luz.

TAROT EGIPCIO. SIGNIFICADO ESOTÉRICO DEL ARCANO

El Jeroglífico del Arcano No. 17 del Tarot Egipcio es LA ESTRELLA RADIANTE Y LA JUVENTUD ETERNA. En este Arcano aparece una mujer desnuda que esparce sobre la tierra la Savia de la Vida Universal, que sale de dos vasos, uno de oro y uno de plata.


Si estudiamos cuidadosamente el contenido esotérico de este Arcano, descubrimos ALKIMIA PERFECTA. Necesitamos trabajar con el Oro y con la Plata, con el Sol y con la Luna, para encarnar la Estrella de Ocho Puntas, el LUCERO DE LA MAÑANA.

Realmente la Estrella de Ocho Puntas es Venus. Quien alcanza la Iniciación Venusta, tiene la dicha de encarnar el DRAGÓN DE LA SABIDURÍA (EL CRISTO INTERNO).

Hay que trabajar con el Fuego y el Agua para recibir la Iniciación Venusta. La Estrella Crucificada en la Cruz, es el Cristo de los Abraxas, el Hijo del Hombre, el Verbo encarnado.

En el Apocalipsis de San Juan está documentado lo de Venus, el LUCERO DE LA MAÑANA: "Y al que venza le daré la Estrella de la Mañana" (Apoc. 2: 26-28). "Yo, Jesús, envié a mi ángel para darles testimonio a ustedes de estas cosas para las congregaciones. Yo soy la raíz y la prole de David y la Brillante Estrella de la Mañana". (22: 16).

Cristo es la Estrella de la Aurora. Cristo entra en el Alma cuando se recibe la Iniciación Venusta.

Cuando decapitamos y disolvemos el Yo, el Mí Mismo, entonces recibimos la Iniciación Venusta, aquel que la reciba encarna a su Estrella.

La Estrella es el HIJO DEL HOMBRE; la Verdad. Nadie puede buscar la Verdad. La Verdad no puede ser conocida por el "Yo". Nadie puede buscar lo que no conoce. Satán, el Yo, el Ego que llevamos dentro, NO PUEDE CONOCER LA VERDAD. La Verdad no puede ser leída, estudiada o reconocida por la Mente. La Verdad es absolutamente distinta a todo aquello que puede ser leído, estudiado o reconocido por la Mente. La Verdad adviene a nosotros cuando hemos Decapitado y Disuelto al "Yo".

Artículo creado y diseñado por Alicia Conde y el Tarot Egipcio


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...